SAT actualiza las Reglas Generales de Comercio Exterior

Ciudad de México. IDC online. Tercera enmienda a las RGCE 2018

SAT actualiza por tercera ocasión las Reglas Generales de Comercio Exterior para implementar nuevas formas de importar mercancías.

Las Reglas Generales de Comercio Exterior –RGCE– son emitidas anualmente por el SAT para normar procedimientos, figuras y lineamientos, etc., previstos en las disposiciones aduaneras y de comercio exterior (Ley Aduanera y Reglamento, Decreto IMMEX, etc.).

Las RGCE aplicables para 2018 se dieron a conocer el 18 de diciembre de 2017, en las que se estableció –en el párrafo primero del Transitorio– que estarían vigentes del 1o. de enero al 31 de diciembre de 2018.

comercio_internacional.jpg

En esta ocasión, la reforma tuvo novedades como prorrogar una vez más la obligación de entregar al agente aduanal, como anexos a la manifestación de valor, los elementos que ayuden a determinar el valor en aduana de las mercancías, dato importante para el pago correcto de las contribuciones al comercio exterior. Este deber se acatará hasta el 1o. de abril de 2019 y no el 2 de enero como se había previsto en la segunda reforma a las citadas reglas.

También se incluyeron las formalidades para importar por vía aérea la mercancía transportada mediante empresas de mensajería y paquetería, mediante despacho anticipado. En este caso, el agente apoderado aduanal o el representante legal acreditado, que efectúe la importación, previo a la llegada de la mercancía al país, deberá elaborar, validar y pagar el pedimento que ampare la mercancía transportada en un solo vehículo, de acuerdo con la normatividad aplicable, y cumplir con los demás requisitos previstos a para tal efecto.

Asimismo, en cuanto a la expiración de la vigencia de las RGCE 2018 –lo que se esperaba que fuera a finales de este año–, el SAT ha precisado que será hasta en tanto expida la Resolución que establezca las de 2019, lo cual da a pensar que su publicación podría darse en algún momento de 2019, mientras entra en funciones “normales” el nuevo equipo del SAT, debido al cambio de gobierno.

Recaudación en aduanas dejó $694,489 millones

CDMX. El Economista. El SAT detalló que, de la recaudación obtenida por comercio exterior, 76.31% provino del pago del IVA y 16.23% del IEPS.

recaudación en aduanas

Al tercer trimestre de este año, las aduanas del país aumentaron la recaudación que obtienen a través del pago de impuestos por comercio exterior, de acuerdo con los datos del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Las cifras del órgano recaudador, a cargo de Osvaldo Santín, indicaron que el gobierno federal obtuvo 694,489 millones de pesos, en términos reales, por las operaciones de comercio exterior que se llevan a cabo en las aduanas.

Dicha cifra es mayor a la que se registró en el mismo periodo del 2017, cuando las aduanas recaudaron 664,048 millones de pesos. De esta manera, al tercer trimestre de este año los ingresos por comercio exterior crecieron 4.58%, en términos reales.

Cabe destacar que la recaudación que se obtuvo en las aduanas representó 29.6% de los ingresos tributarios totales que obtuvo el erario público al tercer trimestre del año, que fueron por 2.3 billones de pesos.

Entre los impuestos que el SAT cobra por las transacciones de comercio exterior están: el Impuesto al Valor Agregado (IVA), el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), el Impuesto General de Importación (IGI), los Derechos de Trámite Aduanero (DTA) y el Impuesto sobre Automóviles Nuevos (ISAN).

El SAT detalló que de la recaudación de comercio exterior, 76.31% provino del IVA, mientras que 16.23% del IEPS y 6.85% por el cobro del IGI. Por su parte, sólo 0.19% representó el pago del DTA y lo restante fue obtenido gracias al ISAN.

De acuerdo con un documento de Deloitte, el éxito de la recaudación por comercio exterior se debió a que, en el 2013, se empezó a implementar la estrategia para su modernización, con la cual se creó la Administración General de Auditoría de Comercio Exterior, se hizo una gran inversión en tecnología y se empezó a utilizar un nuevo modelo de riesgo para incrementar la fiscalización.