El Financiero: Las auditorías electrónicas representan un reto para las empresas, ya que en este caso la autoridad fiscal tiene una seguridad de las transacciones que se realizan por parte del contribuyente, aseguró  Cecilia Montaño Hernández, socia de Impuestos y Servicios Legales de Deloitte.

“Ellos van a tomar la información que tienen, no van a solicitarla, y con eso van a abrir la auditoría electrónica”, señaló.

De esta forma, indicó que no habrá un requerimiento previo, como ocurre con las auditorías convencionales, toda vez que el SAT tomará la información que ya tiene en su sistema y con base en eso abrirán la auditoría electrónica.

comunidad

A su vez, este tipo de revisión se puede aplicar a cualquier contribuyente, incluso a terceros; y se realiza sobre rubros o conceptos específicos, dijo.

“Lo que va a pasar con las auditorías electrónicas es que me van a realizar una transacción, me van a revisar un solo concepto, y los demás conceptos del pedimento se van a quedar abiertos, y relativo a una o varias contribuciones”, expuso.

El proceso, agregó Montaño Hernández, se comunicará a través del buzón tributario.

En este caso, advirtió, la notificación se dará automáticamente al cuarto día, independientemente si el contribuyente ve o no el correo electrónico. “Si la empresa no abre el mensaje electrónico, en automático comienzan a correr los tiempos”, señaló.

Lo peligroso de no contestar, indicó, es que cualquier no contestación hacia la autoridad puede provocar la suspensión del padrón de importadores, por ello es importante atender a los avisos del SAT.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.